Sánchez Pego Abogados

No es no, y sí es sí, por Álvaro Sánchez-Pego Lamelas

A continuación os dejamos la transcripción de un artículo de opinión de Álvaro Sánchez-Pego Lamelas (Abogado Fiscal en Excedencia) para el Diario Montañés referente a la famosa sentencia de «La Manada»:

No es no, y sí es sí.

Ya casi nadie discute que la sentencia de La Manada es ‘machista’ y que el voto particular es de una ‘indecencia mayúscula’.

Se  nos  está yendo  de  las  manos.

La sentencia  de  “La  manada”   ha  provocado  una oleada  de indignación  que  se extiende  como un reguero  de  pólvora  y  que  está calando  en  la  sociedad,  con  incidencia  incluso  institucional  e injerencia  del  poder  ejecutivo  en  el  judicial,  proponiéndose  modificaciones  legislativas  inmediatas.

Ya  casi  nadie discute  que  la  sentencia  es  “machista” y  que  el  voto  particular  es  de una  “indecencia  mayúscula”. Parece  inexplicable  que  no  se  condene  por  agresión sexual  ( violación),  y  se  quede  todo  en  un “mero abuso  sexual”  al  haber  entendido  los  magistrados  ( dos  de  ellos)  que  no  existió  violencia ni intimidación,  siendo  que  hubo consentimiento  de  la victima pero  este  se obtuvo  prevaliéndose  los  autores  de  una  situación de  superioridad  manifiesta  que  coartó su  libertad.

El  tercer  magistrado,  por  su  parte,  considera  que  existe  un   verdadero consentimiento  a  las  relaciones  sexuales mantenidas,  sin  que  se  aprecien  de  las imágenes, y  del resto  de  las pruebas  practicadas,  que  la  denunciante  estuviera  con  su  capacidad  de  decidir  y  de  querer  anulada o  mermada.

Esta  es  la  clave  de toda la cuestión  que  tanto  indigna  a la sociedad.  El  saber  si  realmente  la  víctima  había  o no consentido  las  relaciones sexuales que  mantuvo  con  los  acusados y  de si  era  o  no libre cuando  prestó el  consentimiento.

Después  de haber  escuchado  a todas  las partes,  a  los  peritos,  a  los testigos,  de haber  visionado  las  imágenes  de  las  relaciones sexuales  mantenidas,  los  Magistrados ( todos  ellos)  entienden  que no  hubo  una  situación  intimidante  en donde la  denunciante  pudiera  temer  por  lo  que  le  pudiera ocurrir  si  se  negaba  a la  práctica  de los  actos  que  estaban realizando.

Todos  ellos  creen  que hubo  consentimiento.  Pero  dos  de ellos  creen  que el  consentimiento  logran  obtenerlo  por  mantenerse la  victima  en  una  situación  de inferioridad manifiesta en  donde  su  libertad  está  coartada.    El  tercero  de los magistrados, por su  parte, razona y  explica el  por qué  considera  que la  mujer  es  dueña  de  sus  actos  y  consiente tener  relaciones sexuales sin  que  exista por parte de ellos  abuso  de una  situación  dominante.

Por  ello,  entiendo  que  todos  esos mensajes  y  consignas  que  se propagan  referidas al “YO  SI  TE  CREO” y al  hecho  de  que  la  denunciante no  consintió   y  que  los hombres  deben  de  entender  que   “NO ES NO” , están,  en este caso,  alejadas  de la  realidad . Pues  según  la  sentencia, recogiendo  las  manifestaciones de la joven,  ella  no dijo  NO.  Dijo  SÍ,  aunque  la  manifestación  de  la voluntad  estaba  condicionada  por  la  situación de superioridad existente.

La  cuestión  dirimente de  esta  discusión  referida  a  si  realmente hubo  o no  consentimiento  libre,  en  este  caso,  viene resuelta  por  el  visionado  de las imágenes  grabadas   de  las relaciones  sexuales mantenidas.  El  modo  en  el  que se desarrollaron,  las  actitudes  de  los  sujetos intervinientes,  la  capacidad  de oposición  a  lo  que estaba  sucediendo,  es  lo  que  servirá  a  los magistrados que revisen  la sentencia para  apreciar  si realmente el consentimiento  era  libre o  no, como cree  el voto  particular,  o  si,  por el  contrario  se  había  creado  “una  encerrona” que  impedía a la denunciante  actuar  con  libertad.

Los  magistrados,  unánimemente,  han  creído  a  la denunciante  cuando  esta  relata  que  no  sintió  miedo o  temor  de  sufrir  algún  perjuicio  grave en  su  persona,  ni  sufrió  ningún  tipo  de  violencia  física. Por  tanto,  la indignación  popular  e institucional  con  la  forma de  aplicar la  ley  por  los magistrados  de  esta  Sala  está totalmente injustificada.

Tal  vez,  las  modificaciones  legislativas  anunciadas  por  el  Ministro de  Justicia vayan  encaminadas  a  buscar  una  equiparación  penológica  en  todo tipo  de  atentado  contra  la  libertad  sexual,  exista  o  no  violencia o  intimidación.  De  tal  forma  que  será  indiferente en el futuro,  por  ejemplo,  que  la  victima  sea  forzada sexualmente  bajo  el  temor  racional  de  perder  su  vida,  o que  el  sujeto  aproveche  su estado  de  embriaguez  letárgica para  agredirla.

Desde  mi  punto  de vista  no  es  lo  mismo  y  no  debe  de  sancionarse  de igual  forma  pues  un  caso  denota  mayor plus  de  antijuridicidad  y  de  peligrosidad  que  el  otro,  debiendo  tener  mayor  reproche  las  conductas  que  denoten  mayor  peligrosidad  social y,  por  tanto,  la  que  requieren  mayor  tiempo  de  rehabilitación.

Pero  lo  que me  empuja  a  la  reflexión,  y  a  la  necesidad de  escribir  estas  líneas,  es a  la  necesidad  de  que  se  modifique  nuestra  Ley  de  Enjuiciamiento  Criminal   con  respecto a  la  exigencia  de unanimidad   para  la  determinación  de  los  hechos  probados  que  determinen  la culpabilidad.  A  la  necesidad  de  que  las  sentencias  sean  favorables  al reo  cuando  las discrepancia  entre  los únicos  tres  magistrados de una  Sala  es  tan  profunda  que no sean capaces  de ponerse de  acuerdo  sobre  los  hechos  que  declaran  probados  y  que  afectan  a  la culpabilidad  o  a  la inocencia  del  acusado.

Esto  es lo  que me  alarma. Que  alguien  pueda  ser  condenado  cuando  existan  dudas  racionales  en el modo  en el  que  se  produjeron  los  hechos.  Pero  seguro  que  esto  no  le preocupa ni al  Ministro  de  Justicia,  ni  a  casi  nadie.

Ir arriba