Sánchez Pego Abogados

TARJETAS REVOLVING

Seguramente en alguna ocasión haya oído hablar de las tarjetas revolving y es muy posible que sea poseedor de una ellas.

Con frecuencia los centros comerciales, hipermercados y otras tiendas ofrecen al consumidor sus propias tarjetas para facilitar las compras mediante el crédito de una entidad financiera prestamista.

¿En qué consiste este tipo de crédito al consumo?

Se caracterizan porque llevan un límite de crédito establecido, que es el dinero del que podemos disponer, y a medida que vamos reponiendo lo gastado con el pago de las cuotas, el límite se vuelve a incrementar. La característica principal de este tipo de tarjetas, es que ofrecen el poder ir pagando la cantidad adeudada en pequeñas cuotas y a un bajo interés, pero el tema es mucho más complejo.

En este tipo de tarjetas es muy importante informarse de cómo va a amortizarse la deuda, y la primera elección es en qué plazo,  ya que si el pago es a plazos se generan intereses, los cuales suelen ser abusivos.

Porque aquí es donde viene una de las principales características negativas de este tipo de tarjeta ya que exclusivamente se van amortizando pequeñas cantidades de dinero de lo que vas disponiendo a un interés entre 1%- 2% mensual, de tal manera que la parte que no amortizas se revierte y se convierte en un nuevo crédito a un interés abusivo que ronda el 22% -23% anual.

Esto supone que el crédito jamás termina de pagarse, porque la cuota que ponen por defecto es tan pequeña, que lejos de ir amortizando, lo que sucede es que se va incrementando la deuda.

Cuando el límite de la tarjeta se agota, es cuando mucha gente se percata de que la deuda acumulada, en su mayor parte corresponde a los intereses generados y no a disposición.

Son muchas las personas que acuden a este tipo de tarjetas para solventar problemas puntuales de disposición de efectivo y creen contratar una tarjeta de crédito con muchos beneficios, pero nunca les hablan de la realidad.

Cualquiera que tenga una de estas tarjetas, y se encuentre en esta situación, puede demandarla ya que las cláusulas son abusivas, según han reconocido las propias entidades financieras.La solución a este problema, y terminar así con este abuso, es que los afectados se asocien y formalicen una demanda en masa para que, de esta manera, los juzgados tomen conciencia de que estas situaciones deben ser anuladas y terminen con este tipo de abusos.

 

Si está en esta situación, póngase en contacto con nosotros y le solucionaremos sus dudas.

 

Ir arriba